Para español, ir abajo

__

Suspended Spaces: Shelters

(2011 - )

When is a building ‘finished’? Is it when declared as such, inaugurated, blessed by a priest? Is it when it is abandoned, or demolished? Or is it a line that is crosses when someone inhabits it or reclaims it for themselves?

These ideas are anchored in a series of spatial experiences from my early childhood, a period when due to diverse circumstances, before my parents had been able to finish building our home, we were forced to temporarily move to another city, only to return a year later to inhabit the still unfinished house. My most vivid memory out if this process of rediscovery of the space itself, was the shock of finding signs of various invasions done while the house was unoccupied, including what had been a fireplace in the place where the living room would have been. This was a memory fed by the imagination of a child: What sort of people had come into ‘our’ space? What sort of activities might they have done in it? What were their motives? And specially, could they return again, even when we were back? Were those marks of terrotoriality?

What happens behind the curtains of these suspended buildings that become transitory bodies debating between a culmination, and permanent abandonment?

 

Espacios suspendidos: Refugios

(2011 - )

¿En qué momento puede decirse que un edificio ha sido terminado? ¿Cuando éste es declarado como tal, inaugurado, bendecido? ¿Cuando es abandonado, ó destruido? ¿O más bien se trata de una línea que se cruza en el momento que alguien lo comienza a habitar o reclama para sí?

Estas ideas están ancladas en una serie de experiencias espaciales provenientes de mi memoria de 6 años de edad, época en la cual diversas circunstancias provocaron que antes de acabar mis padres de construir por completo nuestra casa (encontrándose en ‘obra gris’), nos mudáramos temporalmente para regresar a habitarla un año después, aún sin completar.  De este proceso de redescubrimiento, la sorpresa más grande fue encontrar en el interior huellas de una o varias invasiones realizadas mientras la casa se encontraba aún deshabitada, incluyendo lo que se intuía había sido una fogata en donde se había proyectado la sala; una memoria a su vez alimentada con la imaginación propia de un niño: ¿qué clase de personas habrían incursionado en éste espacio? ¿qué actividades habrían realizado en él? ¿qué posibles motivos tendrían para entrar? ¿podrían regresar de nuevo, aún habitando nosotros la casa? ¿Eran aquellas marcas una muestra de territorialidad?

¿Qué acontecimientos hay detrás de cada una de estos cuerpos transitorios que se debaten entre la finalización y el abandono permanente?